Las primeras sociedades urbanas

Hacia finales del cuarto milenio antes de Cristo empezaron a aflorar en el Creciente Fértil y también en otros focos del planeta las llamadas primeras sociedades urbanas, un estadío de  organización social, económica y cultural más complejo que la aldea neolítica (Stuart Piggot). Esta transformación fue definida como “Revolución Urbana” por Vere Gordon Childe. Por su parte en su obra “Los orígenes de la civilización: desde los primeros agricultores a las sociedades urbanas del Próximo Oriente”, Redman alude a las teorías antropológicas que ofrecen una explicación a este “salto cultural”. Destacan en este sentido las teorías de Wittfogel, la del propio Childe, de Carneiro y de la de la múltiples causas de Adams.

Estas teorías ofrecen asimismo una respuesta al interrogante de la creación de los primeros entes políticos de envergadura: Estados e imperios. Veamos:

zigurat-jmcfall(flickr)2

Wittfogel sostiene que el control de lo regadíos y otros mecanismos de irrigación del agua, tan importantes en estas sociedades urbanas de carácter agrario. generó una élite, digamos que administrativa y funcionarial, encargada de la gestión de las obras. Esta élite es el núcleo de la casta dirigente postneolítica que luego dirigirá las ciudades templo y los primeros Estados.

Para Childe, la mejora en la agricultura va a generar un excedente agrario y de ahí proviene una diversificación y especialización del trabajo que explica la división  y la dicotomía de clases. Una masa de artesanos y agricultores estará controlada y dominada socialmente por una élite dirigente de escribas-sacerdotes-funcionarios.

Carneiro ve en los conflictos entre pueblos por los recursos un oriogen de los Estados y los Imperios.

Y por último Adams entiende que la especialización laboral devinio en una clase dirigente que pronto controlará, junto con algunos terratenientes, los mecanismos de estas ciudades protoestatales. La propiedad privada y la guerra serán responsable del pruimer colonialismo y su reverso bélico.

Advertisements

Un renacimiento demográfico

Hace unos 6.000 años,  el tránsito de la aldea a la ciudad y de la cultura a la civilización pudo explicarse por el fin de las relaciones endogámicas, la diversificación del trabajo, el crecimiento demográfico y el excedente agrario. Entonces, se hizo necesaria la creación de un entorno artificial que diera respuesta a una situación que sobrepasaba los armónicos límites de la banda de cazadores, la comunidad de pequeños recolectores sedentarios, la tribu. A esta respuesta artificial la llamamos Estado. Fue necesaria la constitución de la propiedad privada y la invención de la escritura. Y las consecuente complejización de la respuesta a las crecientes necesidades dio lugar a los Imperios. El medio para lograr esa respuesta artificial fue la guerra…

Un invierno demográfico

El mundo occidental, desarrollado, rico, abundante se asoma a un invierno demográfico. La media naranja rica en zumo se ve incapaz de alcanzar la tasa de reemplazo generacional y se asoma a una recesión poblacional. Los gobiernos, atrapados en la crisis económica, no saben cómo incentivar la natalidad. La población dependiente aumenta exponencialmente. Mientras, miles, decenas, cientos de miles de personas esperan el momento de la entrada a la opulencia. El último anuncio del presidente del Consejo Internacional de la Parte Desarrollada anuncia medidas incentivadoras para la renovación de los autos personales. La gran noticia del día, asegura, es que la dependencia del combustible fósil ha pasado a la historia. Se espera una fuerte reacción de la Patronal del Petróleo Interestatal. La gran paradoja se verá en los años venideros. Un mundo rico, o aparentemente rico y bien alimentado, con todas las prestaciones sanitarias del mundo y sin desempleo vivirá en un medio ambiente limpio, pero cada vez más despoblado. Bajo la nueva lógica de la escasez, los empleos más demandados serán los de gendarmes controladores de fronteras artificiales y medios de seguridad que los protegen de esa casta de intocables del hemisferio sur, sucio, superpoblado y macrocefálico urbano que ansía penetrar en la opulente media naranja del norte. Sólo un nutridamente financiado programa de clonación de seres opulentos podrá salvar al mundo desarrollado de la hecatombe demográfica. Pero entonces las cuentas no saldrían.

Los principios masculino y femenino que ya veíamos en el arte prehistórico, los orígenes materialistas de la religión inaugurados a partir de la Rev Neolítica,  la asimilación paleocristiana del culto pagano… un post imprescindible en estas fechas. Feliz bacanales!!!

Climas y biomas

Siguiendo a Demangeot, Strahler y Toharia, he dedicado parte del último fin de semana del año a estudiar, conforme a la clasificación de Köppen, los diversos climas del planeta y su incidencia en la configuración de las distintas zonas bioclimáticas, medios geográficos y ecosistemas y zonas biogreogràficas o biomas.

Christmas’ trash (2)

-Ve la menos tv posible. Los contenidos televisivos generan insatisfacción con uno mismo. La razón se halla en que la tv trabaja con ideales: los más guapos, los más divertidos, los más triunfadores…. cuando inconscientemente establecemos una comparación entre como nos vemos y como nos gustaría ser de acuerdo con los prototipos q se nos sirve desde la tv, la insatisfacción está garantizada y cob ella todos los malos sentimientos q se derivan. La clave está en tamizar todos los contenidos y someterlos a una crítica feroz y, sobre todo, sabiendo que lo que somos es la mejor versión nuestra. Y q está BIEN ser como se es sin que tengamos que estar sometidos a la dictadura de la imagen y de los arquetipos y los modelos sociales que la tv nos impone.

-Hay q aprender a estar bien tal y como se es. Y tal y como somos. BIEN por ko que somos. Así que cuando alguien te abandona o no te quiere, sea en un contexto amoroso, amistoso o familiar, esa persona que te deja NO TE MERECE.

Christmas’ trash

Me doy el permiso de ofreceros algunas ideas sobre las que pensar durante estas “fiestas”:
-el 90 por ciento de todo, de absolutamente todo, es basura.
-frente al apogeo de las comunidades imaginadas, fomentadas por la descomposición reinante, céntrate en tu comunidad real.
-oponte a la cultura simple de la adhesión de los libros de caras e intenta pensar, construir y crear conocimientos que te enriquezcan a ti y a tu comunidad real.
-no necesitas responder a todo. Los programas de mensajería instantánea nos crean una satisfacción positiva en el corto plazo. Pero al igual que cuando se come basura, a medio y largo plazo geberan ansiedad e insatisfacción.  Así q nos vemos obligados a estar conectados para lograr un reconocimiento inmediato sin medir las consecuencias de que éste no sea duradero en el tiempo.  Pq además nunca lo es.

-tómate un tiempo de desconexión digital y céntrate en ti y en los tuyos fortaleciendo tu relación con quienes realmente te importan.

-recuerda q no necesitas la aprobación o la validación de terceros para estar satisfecho contigo mismo. De lo contrario, entras en un círculo vicioso del q es difícil salir.  De hecho, los libros de caras y las mal llamadas redes sociales se basan en una cultura de la adhesión y del falso reconocimiento con perniciosas consecuencias a largo plazo.
-como las mal llamadas redes sociales se basan en una necesidad d pertenencia, adhesión y supeficialidad transitoria, crean dependencia.  Desconéctate sin miedo. Quieneste importan y a los que tú importas siempre estaràn disponibles para ti.
-quienes te quieren lo hacen por por loque eres, no por como eres físicamente o por cómo estás o te encuentras coyunturalmente. (Seguirá)

Radiografías

Me encuentro esta semana repasando algunos títulos interesantes, que fueron especialmente motivadores para mí en su día. Hoy ya no tanto. Aunque prosiguen siendo interesantes. El clásico de Peter Drucker “La sociedad postcapitalista”. Un manual de referencia lo constituye también el de Daniel Bell “El advenimiento de la sociedad postindustrial”. Ya más desfasados , pero con info relevante, los de Virgilio Roel -“La revolución científico técnica y la era del conocimiento” y Hall: “La revolución científica”.

 

Integración

Qué debemos entender por integración en la naturaleza? Una mera, simple y causal incrustacion en el paisaje? Una relación telúrica entre una construcción humana y el entorno sobre el q se asienta? Una oposición entre el caos de la naturaleza y el orden racional de lo hecho a la medida del hombre? Este debate suscitado a cuenta de la arquitectura religiosa de la Antigua Grecia, idealismo platónico y racionalismo aristotélico.